miércoles, agosto 31, 2005
Ya en Barcelona

Bueno ya estamos de nuevo en Barcelona. Tras muchas penalidades servidas, para variar, en bandeja por "air madrid" esta nuestra compañía aerea. Otra vez repetimos casi la misma historia. Tal como llegamos al aeropuerto de Lima podemos leer que nuestro vuelo está anunciado con retraso. Lo que no nos imaginabamos es que el "delay" fuera de ocho horas. Por lo tanto, más de 160 personas nos vimos que al llegar a Madrid habíamos perdido nuestras correspondientes conexiones y como única solución fue una noche de hotel y después búscate la vida.

Para todos aquellos que lean estas lineas y que se consideren perjudicados por "Air Madrid" y consideren su manera de hacer las cosas una estafa se ha abierto una página web en Itaca para coordinar la acción de los afectados. Podéis acceder en www.itaca.org.es/airmadrid.

Bueno aparte de este incidente los días restantes en Cusco fueron realmente agotadores, más que nada por las contínuas caminatas por la ciudad, pero sobre todo por ese magnífico barrio de San Blas. Lugar lleno de artistas y bohemios llegados de todos los rincones del mundo dispuestos a tener una calidad de vida, según nos contaba un catalán de Palafrugell que tenía anunciado en la pizarra del menú de su bar "pa amb tomaquet".


Estuvimos realizando las últimas compras para llevar a amigos y familiares un recuerdo de tan maravilloso país. Al llegar a Lima el agobio y el stress de una gran urbe, que poblada con más de diez millones de habitantes, consigue ponerle a uno frenético y desde luego le empieza a preparar para lo que le espera al regresar otra vez a su ciudad de origen.

El centro de Lima con su inevitable plaza de armas y sus calles adyacentes comerciales tienen realmente su interés, pero el mundo cambia en cuestión de calles. A escasos 1000 metros del centro y cruzando un río se entra en otra categoría de barrio y ya se empiezan a observar las carencias estructurales y sobre todo de desarrollo económico. Por la noche nos dirijimos al distrito de Barranco, donde al ser residencial las casas y en general la gente que se mueve por sus calles cambia totalmente con la del centro de la ciudad, y no digamos con la de los barrios marginales. Casas señoriales de estilo colonial, modernistas, etc. Pero todas ellas siempre tras imponentes rejas e intimidatorios cuerpos de seguridad.

Esa noche dormimos en el hostal "el faro", no está nada mal, pero a la mañana siguiente nos dimos cuenta que realmente no es un hostal, sino una casa de citas donde las parejas van a alquilar habitaciones con jacuzzi... Tuvieron el detalle de ponernos en unas habitaciones aparte, por lo que esa noche no nos percatamos de nada.

Os iré contando a partir de ahora pequeñas historias que nos han ido pasando y que estoy seguro harán las delicias de más de uno...

See you

Technorati Tags:
0 Comments:
Links to this post:
Crear un enlace